Tejido en Telar

El tejido plano (comúnmente llamado "en telar") se compone de dos sistemas de hilos, uno longitudinal al telar y otro perpendicular a este, donde el tejido se desarrolla por el entrelazamiento de uno sobre el otro. La urdimbre formada por hilos paralelos entre sí, tensos y sujetos al telar, se divide en dos planos de hilos que al realizarse una separación temporal entre éstos se abre un espacio interno llamado calada. La trama compuesta también por un sistema de hilos paralelos entre sí, pero libres, se desplazará en sentido horizontal por la calada, pasando, en cada fila, alternadamente por arriba y por debajo de los hilos verticales, generando el entrelazado o ligamento que sustenta al tejido. Un ligamento es la pauta o manera determinada de entrelazarse la urdimbre con la trama y existen numerosas variantes en función de las técnicas empleadas por los/as artesanos/as. Además, según la compresión del enlace, el grosor y la cantidad de hilos usados en cada uno de los dos sistemas, dará como resultado distintos tipos de tejidos, como por ejemplo balanceados, aspecto o faz de trama (como los tapices) o faz de urdimbre (como algunas fajas).


Para la elaboración de los tejidos planos se utilizan diferentes tipos de telares y bastidores que, a su vez, son nombrados de diversas maneras por los tejedores: telar indígena o europeo, telar horizontal, oblicuo o vertical, de cintura, de estacas, o de palitos, con pedales y cuadros, telar criollo, telar español, telar María, de peine y de mesa, sumando los bastidores con y sin clavos.


Por otro lado, pertenecen a esta categoría innumerables variantes desarrolladas a lo largo y ancho del país que dependen de la raíz cultural de los artesanos, del tipo de telar o bastidor utilizado, y corresponden específicamente a la estructura del tejido en sí. Tejidos que, por la disposición de colores en la urdimbre y/o la trama y por el ligamento usado, generan diversos dibujos en las piezas, por ejemplo: listados, barracanes o peinecillos. Técnicas de tramas discontinuas, utilizadas para la realización de tapices y alfombras, técnicas de tramas suplementarias, para el desarrollo de brocados y ̈caracolillo ̈. Urdimbres suplementarias, y/o complementarias, típicas en los tejidos araucanos. Y los tejidos en donde los hilos, tanto de la urdimbre como de la trama, se desplazan hacia ambos lados cruzando y descruzándose alternada- mente, método empleado para la obtención de gasas, y para las piezas conocidas como aperos, peleros, o jergas.


Los tejidos planos se caracterizan por ser resistentes y versátiles, ya que permite la realización de telas muy pesadas a livianas, de diferentes largos y anchos, y con una amplia variedad de dibujos, estructuras y texturas. Se producen colchas, mantas, matras, matrones, alfombras, tapices, ponchos, fajas, alforjas, peleros, morrales, entre otros, y tejidos para la confección de indumentaria y/o accesorios.